La forma más simple de entender el marketing digital

El marketing digital puede ser confuso, especialmente para principiantes y para dueños de negocios. Tiene muchas aristas y especialidades, y hay miles de artículos en la web que en teoría “lo explican todo” pero en la práctica muchas veces te dejan más confundido de lo que estabas.

Así que hoy publico este artículo fruto de una colaboración con Jorge Enrique Aguayo (más conocido como Tedel en la web) para ayudarte a entender cómo funciona todo. Si quieres hablar con él, puedes contactarle aquí.

 

“Las leyes más básicas del universo son simples”
—Albert Einstein

 

En el marketing digital todo empieza con un objetivo

Cuando publicas un sitio web, tienes un objetivo en mente. Este objetivo puede ser literalmente cualquier cosa, desde simplemente decir lo que piensas en un blog hasta obtener ventas; pero ello no quita que toda página web de la Internet fue hecha con una intención, con un objetivo.

Por lo tanto, la primera y más importante meta del marketing digital es ayudar al dueño de un sitio web a cumplir con ese objetivo. ¿Cómo? Solo hay una forma: obteniendo clics. Sin clics, nadie ve un sitio web; y sin los clics adecuados sobre los botones correctos, no es posible obtener resultados.

Todo trabajo de marketing digital está enfocado en ayudarte a obtener clics… los clics que necesitas para lograr tus objetivos.

 

¿Cómo se obtienen los clics?

La gente llega a un sitio web de una de las siguientes seis maneras:

  • Conocen la dirección y la escriben en el navegador
  • Encontraron un anuncio e hicieron clic
  • Encontraron un enlace a tu sitio web en otra página web y e hicieron clic
  • Encontraron la página en un buscador y dieron clic para entrar
  • Nos las arreglamos para “robarnos” una visita de otro sitio web con más audiencia, motivando al usuario a dar clic en algún enlace que colocamos allí; o,
  • Porque hicieron clic en un mensaje que le enviaste a tu lista de suscriptores

Como imaginarás, las especializaciones del marketing digital son variadas y diferentes, dependiendo del tipo de esfuerzo que se requiere para cada una de las rutas anteriores. Por ejemplo:

  • Para lograr que las personas conozcan la dirección de nuestro sitio web y lo escriban, normalmente lo incluimos en nuestros esfuerzos publicitarios fuera de Internet, como nuestras tarjetas personales.
  • Para anunciar necesitamos analizar cuánto dinero vamos a gastar y dónde, y medir los resultados que estamos obteniendo a cambio de esa inversión.
  • Para lograr que nos encuentren en enlaces de otros sitios web, necesitamos invitar y convencer a los dueños de otros sitios web que incluyan un enlace a nuestro sitio web en el suyo… aunque también existe la posibilidad de que ellos encuentren la página y les parezca suficientemente buena como para darnos una recomendación sin que ni siquiera intervengamos. De todos modos, hay que saber un poco de relaciones públicas y tener capacidad de negociación, pues sin ellos el trabajo de consecución de enlaces sería mucho más difícil.
  • Para ser encontrado en un buscador, necesitas realizar una serie de optimizaciones en tu sitio web que, en conjunto, son conocidos como optimización SEO.
  • Para “robarte” clics de otros sitios web que ya los tengan, hay muchas tácticas que pueden usarse, como por ejemplo participar activamente en alguna red social.
  • Por último, para enviar mensajes a nuestros suscriptores necesitamos un software de envío de correos electrónicos y algo de sabiduría para armar nuestras listas.

Todas las especialidades y subespecialidades del marketing digital nacen de todas las actividades que acabo de mencionar; aunque ello no quiere decir que sea imposible conocerlas y dominarlas todas.

 

¿Cómo debería comenzar un trabajo de marketing digital, entonces?

Lo que da mejores resultados siempre es lo siguiente:

Primero hay que hablar con un especialista en posicionamiento SEO. Él será capaz de analizar tu mercado y determinar la mejor estructura y contenido para tu web.

Una vez que el plan esté hecho, el siguiente paso es hablar con el diseñador (y/o programador) del sitio web, para que lo construya.

Luego hay que volver con el consultor en posicionamiento SEO para que pueda optimizar el sitio web que acaban de publicar para ti en la Internet.

De ahí en adelante, tu equipo de marketing digital debería encargarse de las actividades de promoción. Si tu empresa es pequeña y no tiene un equipo de marketing digital, entonces la mejor opción es, sin duda, contratar el servicio.

 

¿El marketing digital no es algo que pueda hacer yo mismo?

Con toda franqueza, no a menos que sepas lo que estás haciendo. En general, no recomendaría confiarle tus esfuerzos de marketing digital a nadie que tenga menos de tres años de experiencia exitosa en el tema porque podría hacerte más daño que bien. Aquellos que no implementan un buen marketing muchas veces terminan penalizados o, peor, sin visitas, y tú no quieres pasar por esos incómodos trances. Busca siempre a un profesional.

Para proyectos personales puedes hacerlo tu mismo si dedicas el tiempo suficiente a formarte en el tema del marketing.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *